Si quieres hacer una consulta a dr. Pool envía un mail a info@drpool.es

Home » Consejos » Protegerse de los Hongos en la Piscina

Protegerse de los Hongos en la Piscina

Share Button

hongos en la piscina

Cómo Protegerse de los Hongos en la Piscina

De todos es conocido que en la piscina podemos contagiarnos de hongos. Por ello cada vez que vamos a ducharnos nos recomiendan ponernos las chanclas o zapatillas.

Esta semana vamos a hablar de los diferentes tipos de hongos que hay, veremos cómo saber si nos hemos contagiado y cómo evitar que se nos contagien.

Lugares de Riesgo de Hongos

hongos en la piscina

Lo primero es saber que hay diferentes tipos de hongos y que nos podemos contagiar en diversos sitios, no solo piscinas, también en saunas, gimnasios, piscinas o sitios con humedad. Debemos saber que si nosotros disponemos de estas instalaciones la limpieza de ellas es primordial. Es necesario usar detergentes (ver aquí) con lejía o desinfectantes que acaben con todas las bacterias. Sabemos que a los hongos les encanta la humedad y por ello debemos mantener la zona libre de bacterias y gérmenes y siempre que sea posible debemos secar las instalaciones.

Tipos de Hongos y Recomendaciones

Los hongos normalmente salen en la zona de los pies. Podemos hablar de algunos como:

Onicomicosis

Son los que hacen que las uñas amarilleen, se rompan con facilidad, se engrosen y hasta se vayan consumiendo. Mucha gente tiene estos hongos y no lo sabe. Solo ven la uña amarilla y a veces piensan que es por algún esmalte que han usado o un golpe que se han dado, pero la mayoría de las veces se debe a un hongo.

La Cura

Podemos usar un medicamento que suele ponerse como un esmalte y se recomienda usar el tratamiento durante 6 meses que es lo que tarda una uña en renovarse.
Una mención a los pies de nuestras personas mayores pues son de los que más padecen este hongo. Además como sus uñas tardan más en crecer es más difícil de quitar. Esto unido a que a veces, por no llegar bien ,no se secan bien los pies después de ducharse o a que llevan zapatos cerrados , se provoca un exceso de humedad haciendo que el hongo viva a sus anchas por el pie. El tratamiento lo determina el doctor o en la farmacia, normalmente se recomienda limar toda la superficie de la uña para que el líquido que echemos ataque de forma más directa al hongo. También se puede combinar el tratamiento tópico con uno digerido para que sea más efectivo.

Pie de Atleta

Este hongo, también conocido como tiña de pie, es como el hongo de la micosis pero afecta a la piel, normalmente se reproduce entre los dedos o en la planta del pie.

La Cura

Necesita tratamiento médico, no solo con pomada o crema sino también oral. Puede curarse en unos 3 meses. Podemos evitar este contagio usando zapatillas cuando estamos en lugares húmedos como en las duchas de la piscina o suelos públicos donde el agua que nos moja no está tratada. Es importante secar bien entre los dedos con toalla de algodón o materiales naturales y evitar al máximo la transpiración de los pies.

Estos quizás sean los hongos que más conocemos pero podemos padecer otro tipo de hongos tanto en la piel del cuerpo como en la cabeza o cuero cabelludo.

Precauciones para prevenir los Hongos

Cuando estamos bajos de defensas es más probable que seamos vulnerables a los hongos. Si tenemos el sistema inmunológico más débil o estamos a tratamiento con antibióticos sería bueno no ir a lugares donde pueden abundar los hongos u otras enfermedades pues tenemos más riesgo de contagiarnos.
Es muy importante alimentarnos de forma sana y estar alertas a señales como picor, caída excesiva de pelo, ronchas, zonas con granitos o alteraciones en la piel que antes no teníamos.
Para evitar contagios, evitamos ducharnos en exceso, caminar descalzos y sobretodo no exponernos a lugares públicos para evitar contagiar a otros, por ello si tenemos algún tipo de hongo, no debemos ir a piscinas, saunas, jacuzzi o lugares públicos donde estamos en contacto como en los gimnasios. Debemos evitar llevar ropa muy apretada así como de materiales que no sean naturales o transpirables. Procuraremos lavar la ropa con agua bien caliente y ponérnosla cuando esté bien seca. Si sudamos debemos cambiarnos las veces que sean necesaria sobre todo ropa interior y calcetines.

Cuidemos nuestros Pies en la Piscina

hongos en la piscina

Con estas precauciones y una buena higiene tanto de nosotros como de lo que nos rodea podremos seguir disfrutando del deporte sin contagiarnos de los tan molestos hongos.

Share Button

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: