Si quieres hacer una consulta a dr. Pool envía un mail a info@drpool.es

Home » Consejos » Proteger los Oídos en la Piscina

Proteger los Oídos en la Piscina

Share Button

Cómo Proteger los Oídos en la Piscina

Cómo Proteger los Oídos en la Piscina

Como nos gusta nadar, ¿Verdad? En verano, en invierno, en primavera y ahora en otoño. Los que hemos sufrido de un dolor de oídos podemos asegurar de que una de las infecciones más dolorosas que hay son las de oídos, por esto ¿Qué tenemos que hacer para proteger los oídos en la piscina? Y es que la otitis causa un dolor intenso que puede llegar a fiebre, malestar general, irritabilidad.

Causas del dolor de Oídos

Como todos sabemos una de las causas más frecuentes por la que nos viene esta infección es que el agua entra en los oídos, claro, eso es difícil de evitar si vamos a la piscina, y si tenemos niños que les encanta tirarse al agua es difícil controlar que no les entre agua en los oídos, pero podemos evitar al mayor grado posible este problema y hoy vamos a hablar de esto.

Precauciones

Si, como vimos en el post anterior, para evitar la conjuntivitis es importante aislar lo máximo los ojos con gafas y la buena higiene, con los oídos pasa lo mismo.

Cómo Proteger los Oídos en la Piscina

Es importante usar tapones especiales para agua. De este modo entrará el menor líquido posible. Esto es importante sobre todo en niños que se zambullen o se tiran al agua sin pensar en si les entra agua o no. Por ello con los tapones ya corremos menos riesgo de la entrada de agua. Es importante que sean tapones especiales para el agua, que normalmente son de silicona. Si ponemos de otro material como espuma, solo conseguiremos que el agua entre y no pueda salir lo cual sería malo para los oídos y perderían el efecto de protección.

Pero también es importante usar un buen gorro que tape los oídos. Puede resultar más difícil de poner si tenemos el pelo largo, por ello para que sea más fácil se recomienda ponerlo desde la nuca hacia la frente y llevando el pelo recogido. Entre el gorro y los tapones será mucho más difícil que nos entre el agua y por lo tanto que se nos infecten los oídos.

Cómo Proteger los Oídos en la Piscina

Cuidados al salir del agua

Si nadas en el agua libre y no llevas gorro puedes usar cintas de silicona como diademas que te taparán los oídos sin necesidad de llevar gorro. Evitar los bastoncillos de orejas para limpiar los oídos también nos ayudará a evitar la otitis. Los bastoncillos pueden causar heridas o laceraciones en los oídos que pueden llevarnos a infecciones. Sobre todo con niños se recomiendan sueros u otros productos que el médico de cabecera puede aconsejar.

Al salir del agua es importante sacar el líquido que haya podido entrarnos, para ello podemos estirar despacio del lóbulo mientras inclinamos la cabeza. Así saldrá el agua que nos haya podido entrar. Para los que nadan al aire libre debemos mencionar también el cuidado que deben tener al nadar en aguas sucias o contaminadas, quizás lugares que no conozcas bien sería bueno informarse antes de meter nuestra cabeza en esas aguas.

Cuando estemos en la ducha después de la piscina es importante quitar los restos de cloro y otros químicos que haya en el agua y después es bueno secar bien con la toalla. No debemos olvidar secar cada parte de nuestro cuerpo, por ejemplo ¿sabías que muchos de los hongos de los pies se forman por que no dedicamos tiempo a secarlos? Otro día hablaremos de cómo evitar los hongos en las piscinas. A veces tenemos niños que sufren a menudo de otitis o quizás algunas personas son más sensibles a este problema, para ello podemos acudir a una farmacia donde también tienen otros productos secantes para los oídos.
Cómo Proteger los Oídos en la Piscina

Conclusiones finales

Por todo ello si queremos proteger los oídos no olvidemos;

1. Usar gorro que tape nuestras orejas y tapones de silicona para el agua.

2. Al salir del agua inclinar la cabeza estirando suavemente del lóbulo para que caiga el agua que haya podido entrar.

3. En la ducha lavarnos bien para eliminar cualquier resto de cloro o residuo químico.

4. Antes de salir a la calle usar un producto secante.

5. Al salir a la calle proteger los oídos si hace frío o viento con orejeras o un pañuelo o bufanda que proteja nuestros oídos de las corrientes.

Con estos consejos pasaremos el invierno sin dolores y en forma sin dejar de nadar por miedo a la otitis.

Share Button

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: