Si quieres hacer una consulta envía un mail a info@piscival.com

Home » Consejos » Precauciones con Niños en la Piscina

Precauciones con Niños en la Piscina

Share Button

Al pensar en niños y piscina, no solo pensamos en alegria y disfrutar, tambien en riesgos que queremos evitar.  Nos viene a la mente cuando no nos dejaban bañarnos en la piscina después de comer porque nos podía dar un corte de digestión. ¿Qué eternas se hacían esas horas, verdad?

Hoy vamos a hablar de cómo proteger a los más pequeños cuando se encuentran en la piscina, pero no vamos a hablar de los cortes de digestión.

Pero antes…

Recordatorios en otras publicaciones

En otros post  hemos hablado de la importancia de usar productos químicos de confianza y usar la dosis indicada según los metros cúbicos de nuestra piscina, (ver aquí). También hemos hablado que para los baños de los niños una opción muy recomendable es usar bromo en vez de cloro pues reduce los picores en ojos y piel, (ver aquí).
Pero muchos de no disponen de piscina y llevan a los niños a piscinas públicas o lugares de playa, ríos, lagos etc. y allí es bueno seguir una serie de sugerencias para protegerlos.

Algunas ideas para proteger a los niños en la Piscina

precauciones con niños en la piscina

Una de las mayores protecciones que debemos tener es usar protección física. Para proteger del sol se recomienda usar protectores con alta protección solar. Los mejores son los llamados protectores físicos o minerales pues protegen sin usar químicos.  Un ejemplo aquí

Debemos tener cautela con protectores que hayamos usado durante el verano pasado pues si los envases están abiertos pueden haber perdido eficacia. Tampoco nos fiemos de protectores solo por que tengan dibujos animados o sean de marcas conocidas. Dediquemos tiempo a leer los envases para asegurarnos de que van a proteger las pieles que tanto queremos. No olvidemos el cabello. Lo ideal es que vaya recogido durante el baño y usar protector para cuidarlo, pero al salir del agua y después de enjuagarlo es bueno dejarlo suelto para que se seque. Para desenredarlo podemos usar un acondicionador en spray o una mascarilla de productos naturales que no lleve parafinas ni aceites. El aceite en el pelo con sol no es buena idea. Un ejemplo aquí

Usar camisetas de algodón durante los baños protegerá también al piel de los más pequeños, eso sí, al salir del agua es mejor cambiar la camiseta por una seca para que los niños estén más cómodos y evitar posibles irritaciones.
Una gorra de materiales fresquitos ayudará a evitar quemaduras en la cabeza y cara y si acompañamos de gafas de sol homologadas protegeremos de la luz intensa. No debemos olvidar que la luz en los ojos de los niños es igual de molesta que cuando nosotros salimos a la calle sin gafas de sol y en lugares con agua se potencia el brillo y puede molestar.

El uso de sombrillas es muy bueno por que evita el sol directo en las pieles. En los pies deben usar calzado que no queme sus pies al caminar por la arena.

No Solo Protegemos la Piel

En los lugares con agua es imprescindible vigilar a cada momento a los niños. No podemos fiarnos de que estén rodeados de gente o haya socorristas. Muchos niños se ahogan cada año y es muy importante que no les quitemos el ojo de encima.
Cuando usan manguitos o flotadores debemos asegurarnos de que sean homologados y de su medida. El hecho de llevar flotadores no significa que estén seguros. Debemos vigilar a cada momento pues pueden girarse, salirse de sus brazos o volcarse.

Fuera del Agua de la Piscina

No olvidemos los consejos de los que hablamos ya en post anteriores. Es muy importante la ducha después del baño para quitar los productos químicos de la piel y el cabello.
Después de salir del agua y cuando la piel esté seca debemos volver a poner protección solar.
Aunque el día esté nublado debemos protegernos del sol. Es cierto que el cuerpo tiene una cantidad de protección solar natural, pero esta se va desgastando a lo largo de nuestra vida y las quemaduras que sufrimos de niños nuestra piel las guarda y luego son las causantes de manchas, Por ejemplo las manchas de las manos y cara, pieles atópicas, arrugas y otros problemas más serios.

Disfrutando de la Piscina

Hablando de los recuerdos de cuando éramos niños, seguro que nos viene a la mente esas noches en las que nuestros padres o abuelos nos ponían crema, vinagre y otras soluciones porque nos habíamos quemado.
Si seguimos las sugerencias que hemos visto nuestros niños tendrán otros recuerdos parecidos y lo mejor de todo su piel no sufrira tanto.

Share Button

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: